Los audífonos sin molde, de “oído abierto” o también conocidos como open fit, son una opción discreta que se adapta a una amplia variedad de personas con pérdida auditiva.
Suelen ser pequeños audífonos que van por detrás de la oreja y que se unen por medio de un tubo delgado o un cable al domo que queda inserto dentro del oído.

El uso de estos domos de silicona permite una mayor adaptabilidad dentro del oído entregando una mejor ventilación de este. El grado de ventilación también influye en el sonido del audífono, ya que cambia las características acústicas del oído.

Es así como los audífonos open fit son altamente recomendados para personas que tengan una pérdida auditiva moderada con frecuencias graves conservadas (hasta 20 dB en frecuencias entre 125-500 Hz). Con esta adaptación la persona escuchará un sonido más natural y sin sensación de oído tapado o sonido retumbante.

Pero no se quedan ahí, desde la aparición de los audífonos RIC, este tipo de adaptación se hizo aún más versátil llegando incluso a cubrir pérdidas auditivas severas.
¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!