No, no son iguales y están muy lejos de serlo.

Las pérdidas de audición se producen por múltiples causas, que las hacen diferentes entre sí.

Escuchar mal es el resultado común a todas ellas. Si consideramos, a modo de ejemplo, los siguentes casos: Una persona que tiene roto un tímpano, otra persona que tiene sordera por vejez y otra que al nacer tuvo asfixia, todas tienen en común un problema de sordera, pero a su vez, todas ellas requieren usar audífonos con diferentes características.

Dicho de otro modo, un único audífono no es adecuado para ser usado en los tres casos anteriores debido a que los sonidos (graves/agudos) y la cantidad de pérdida auditiva, es diferente para cada uno.

Por esta razón, los audífonos para sordera son variados, en forma y características de amplificación, para así poder ofrecer la máxima ayuda posible a cada usuario con la audición propia y natural que le queda.
¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!